Dentro de las técnicas de electroterapia avanzada, la diatermia es un tratamiento que acumula un bagaje de eficacia contrastada. Se trata de una terapia basada en el uso de corrientes eléctricas de alta frecuencia, con lo que se consigue estimular los tejidos en zonas muy profundas que son muy difíciles de activar. De esta forma, se consiguen avances notables frente a patologías o lesiones como los esguinces, las roturas fibrilares o las contracturas.

Esta técnica está indicada para esguinces de tobillo, tendinopatías, rotura de fibras, contusiones, contracturas, fracturas (como la fractura de peroné), sobrecargas o edemas, pues permite acelerar el metabolismo y la absorción del edema. Así, esto reduce notablemente el tiempo de recuperación.

La diatermia terapéutica utilizada en rehabilitación utiliza campos magnéticos o eléctricos de una frecuencia de 0.5 a 27.12 MHz con una potencia de algunos cientos de vatios.

Modalidades

Cuando se habla de diatermia, hay que partir de la distinción entre las dos modalidades de aplicación:

  • La diatermia capacitiva se utiliza para los tejidos más superficiales. 
  • La diatermia resistiva permite trabajar tendón, hueso y ligamentos. 

¿Qué efectos tiene?

El mecanismo es el siguiente: la aplicación de calor focalizado en tejidos profundos, produce unos efectos bioquímicos de mejora de la permeabilidad de la membrana celular, así como un incremento de los intercambios iónicos, y un aumento de la microcirculación con una mayor vasodilatación. Esto produce, finalmente, la mejora de la reabsorción venosa y linfática.

La transferencia de corriente de alta frecuencia a los tejidos produce varios efectos:

  • Eleva la temperatura de esos tejidos, en ocasiones a niveles muy profundos a los que no es posible llegar con otras técnicas.
  • Se produce una elevación del umbral del dolor como efecto necesario de ese aumento de la temperatura.
  • Tiene un efecto vasodilatador, de modo que el aumento del flujo sanguíneo facilita el drenaje de edemas.
  • Se produce también un efecto antiinflamatorio, resultado directo del efecto vasodilatador.

Permite una reducción del dolor, la mejora de la movilidad, la regeneración de los tejidos más rápidamente, se acelera la cicatrización y se reduce la fibrosis.

¿La diatermia duele?

Además, esta técnica tiene la ventaja de ser totalmente indolora y no estar contraindicada excepto para casos muy concretos. El tratamiento ejerce un efecto antiinflamatorio y analgésico que permite al especialista trabajar con otras técnicas.

Solo hay que tener precaución en pacientes con material de implante como marcapasos o placas en fracturas, pero el tratamiento solo es problemático si se aplica en la zona del implante.

Eso sí, debe aplicarse siempre por el especialista, en este caso el fisioterapeuta, y en combinación con las técnicas que ese especialista estime oportunas. 

Llamada Gratuita
WhatsApp chat