Todavía es demasiado pronto para tener el detalle de qué secuelas puede producir haberse contagiado por coronavirus pero es obvio que, sobre todo aquellos que han pasado por una UCI, tendrán un largo camino para recuperarse a partir de ahora. En este proceso, desde que ingresa hasta que sale, interviene la fisioterapia. Como el resto de personal hospitalario, están haciendo maratones de horas sin descanso y es muy relevante el trabajo de los especializados en fisioterapia respiratoria.

La fisioterapia es necesaria dentro de una UCI para facilitar la extubación del paciente, para los problemas derivados de la miopatía, la pérdida muscular y, en definitiva, reducir el tiempo de estancia con el fin de liberar unas camas que ahora son más necesarias que nunca.

Fisioterapia respitaroria

A grandes rasgos, la fisioterapia se relaciona con problemas traumatológicos o nerviosos pero también está la parte respiratoria, imprescindible ahora mismo para hacer frente a la Covid-19. Los músculos que activan el pulmón quedan atrofiados después de pasar días intubado y sedado por este contagio y hace falta una recuperación para evitar males mayores desde que el paciente ingresa: es importante la movilización precoz, prácticas pasivas si está completamente sedado e intubado y cuando empieza a despertar le acompañamos en este proceso de weaning (desconexión).

El rasgo más característico que ya han podido percibir sobre los efectos del coronavirus es su rapidez: Los problemas derivados pueden ser similares a otro paciente que ingresa con problemas respiratorios, pero si la causa viene por la Covid-19 el mismo daño se producirá con un menor tiempo. Así pues, no se puede hablar de unas secuelas específicas a día de hoy pero sí se ha detectado que se pierde la función de la musculatura periférica y la capacidad pulmonar puede disminuir en un 30% pese al tratamiento farmatológico. Hace falta reentrenar al paciente para que vaya ganando capacidad respiratoria y de esfuerzo progresivamente.

Desde la Comisión de Fisioterapia recalcan la necesidad de tener más personal especializado en respiratorio ya que hay de disponibles pero no suficientes contratados. Además, un trabajo precoz puede suponer un menor gasto económico ya que disminuye la estancia del paciente.

Otro aspecto clave en este proceso será a posteriori, una vez el paciente está clínicamente estabilizado ya que tendrá que ir a rehabilitación y se tendrá que requerir, si procede, de una fisioterapia domiciliaria para aquellos que necesiten oxígeno para moverse. Y en paralelo, todos los que ya tenían programadas sesiones para recuperarse de otras enfermedades, un ictus o de aspecto traumatológico, deberán volver a la rehabilitación que habían dejado a medio camino desde que se suspendió por la Covid-19.

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked*

    Llamada Gratuita
    WhatsApp chat