¿Quién no se ha despertado alguna vez a medianoche con un intenso dolor en el gemelo?  Lo que coloquialmente llamamos subida del gemelo es en realidad un acortamiento del músculo tríceps sural. ¿Por qué ocurre? ¿Se puede prevenir? A diferencia de lo que se piensa, su aparición no es cosa exclusiva de deportistas o embarazadas sino que se puede dar en todo tipo de personas, aunque sí tiene relación con la actividad que realizamos a lo largo del día.

Las causas de este acortamiento son múltiples y en ocasiones incluso difíciles de saber, lo que sí se tienen claros son los factores que predisponen a la aparición de la subida del gemelo. Todos aquellos que poseen problemas vasculares en las piernas tienen una mayor predisposición a sufrir en mayor o menor medida espasmos en dicho músculo que pueden estar relacionados con la falta de un riego fluido. Otro factor que influye en su aparición es el déficit de sales minerales o nutrientes necesarios para el músculo.

Falta de potasio

¿Qué ocurre con el potasio? ¿Influye en la aparición de esta contracción o es un mito? Muchas personas señalan la falta de este nutriente en el organismo como una de las razones de que se suba el gemelo. Tanto el calcio como el potasio son elementos necesarios para que ocurra la contracción muscular. En caso de que no estén presentes en cantidad suficiente, puede existir un desequilibrio que generaría alteraciones circulatorias musculares, pudiendo aparecer los calambres.

Este acortamiento también puede estar relacionado con la falta o exceso de ejercicio. Aunque no es un problema único y exclusivo de los deportistas, la realidad es que un exceso de ejercicio puede dejar al músculo agotado y una solicitud de contracción en este momento de relajación puede hacer que se contraiga fuertemente y producir el dolor intenso. En el caso de los que no hacen ejercicio, si el paciente tiene inmovilizada la zona, esto hace que al no fluir la sangre o nutrientes y al no tener una elasticidad correcta, el gemelo se queje y aparezca este espasmo que, por la falta de movimiento, se hace aún más doloroso.

Otros factores de riesgo asociado son la edad avanzada, un índice de masa muscular alto, un tiempo de estiramiento diario corto y estiramientos irregulares y una historia familiar positiva de calambres.

¿Por qué ocurre en el embarazo?

Los calambres en las piernas durante el embarazo son muy comunes. En la mayoría de los casos, los calambres solo duran unos segundos pero en casos severos, pueden durar minutos con un dolor intenso que puede afectar a actividades diarias y causar trastornos del sueño, como pérdida del mismo o insomnio, que pueden afectar al resultado del parto.

¿Por qué por las noches?

Una de las características de este trastorno es que aparece de noche y despierta a la persona que lo padece. El hecho de que ocurra en este momento del día es porque por la noche se ralentiza todo el cuerpo, incluido la frecuencia cardíaca.

Además, durante la noche el flujo disminuye, aparecen los procesos de recuperación muscular y los movimientos involuntarios, que son los que solicitan a los músculos que se contraigan. Si éste está cansado, le falta sangre, ha hecho un esfuerzo durante el día o no tiene una buena nutrición puede provocar la aparición de una buena contracción que se traduce en dolor y pinchazo, que suele despertar a la persona a media noche y de forma brusca.

En el caso de las embarazas, su aparición se produce por la situación de reposo, a la posible falta de hidratación de la mujer en esos momentos y a las alteraciones circulatorias mencionadas, que pueden generar un desequilibrio de varios elementos, como el calcio y el potasio.

Qué hay que hacer y qué no

El dolor que produce este proceso es tan intenso y repentino que aliviarlo se convierte en un proceso agónico. Queremos que desaparezca rápido y actuamos con movimientos bruscos que en lugar de mejorar el proceso lo complica. Hacer estiramientos suaves o simplemente ponerse de pie también ayudan a estirar el músculo. Lo que no hay que hacer es tocar la zona, porque este gesto puede dificultar que se relaje y ser contraproducente. Tampoco es conveniente estirar en exceso ni realizar movimientos que obliguen al músculo a acortarse.

En cuanto a su prevención, los expertos aconsejan en un primer momento acudir a un médico para asegurar que no existe un déficit metabólico que lo cause, una lesión vascular importante u otras causas. Descartado todo esto, el fisioterapeuta será el profesional más indicado para una adecuada prevención. Será él quien recomiende ejercicios y estiramientos adaptados a las condiciones físicas del paciente.

A los deportistas les aconsejamos lo siguiente:

  • La toma de sales previa y durante a actividad física, lo que podría hacerse mediante la ingesta de bebidas ricas en electrolitos y carbohidratos.
  • Tener un buen hábito de estiramientos previo y posterior al ejercicio.
  • Evitar realizar el ejercicio en un ambiente excesivamente caluroso y húmedo.

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked*

    Llamada Gratuita
    WhatsApp chat