La presoterapia es un tratamiento consistente en aplicar una presión regular y precisa a zonas específicas del cuerpo a modo de masaje, con la finalidad de tratar problemas circulatorios y también para mejorar la estética. Para ello se utiliza una máquina de presoterapia especialmente diseñada al efecto, capaz de ejecutar determinados programas dependiendo de los problemas que se necesiten tratar.

Aplicaciones de la presoteria

El masaje que se aplica mediante la presoterapia permite tratar problemas del sistema circulatorio, como pueden ser la insuficiencia circulatoria o el tratamiento de varices. También se puede mejorar la función del sistema linfático, ayuda a vaciar los vasos linfáticos, combate la retención de líquidos, se utilizan en el tratamiento de linfoedemas (hinchazón provocada por la acumulación de líquido. Mejora la estética, ya que ayuda a combatir la celulitis, la obesidad, etc.

¿Qué máquinas se utilizan en la presoteriapia?

Las máquinas de presoterapia profesionales constan de una unidad de control mediante la que se pueden seleccionar varios programas dependiendo de la finalidad que se persiga. La unidad de control actúa sobre una cámara de compresión que inyecta y extrae aire a y desde los diferentes componentes de un traje, siguiendo una determinada cadencia y utilizando niveles de presión programados. El traje o funda está formada por botas, perneras, mangas y faja para la zona abdominal. Los diferentes programas que se pueden seleccionar permiten aplicar un tratamiento personalizado a cada paciente.

En el mercado se pueden encontrar diferentes fabricantes y modelos de aparatos con distintas funciones, diseñados para usos específicos.

¿Cómo funcionan estas máquinas?

La unidad central, en función del programa seleccionado, hace que la cámara de compresión envíe aire con la presión adecuada a las diferentes partes del traje, siguiendo una secuencia específica definida por el programa elegido. Cada parte del traje está formada por compartimentos estancos. A cada uno de estos compartimentos se conecta un tubo a través del cual la cámara de compresión inyecta aire. El resultado es que los compartimentos se expanden ejerciendo progresivamente una suave presión sobre la correspondiente zona del cuerpo, para luego deshincharse. Este ciclo se repite varias veces.

Contraindicaciones

No es conveniente utilizar en los casos en los que los pacientes presentan insuficiencia cardíaca, tensión arterial, infección de los vasos linfáticos (linfangitis), inflamación de venas superficiales (tromboflebitis), trombo en una vena en el que el coágulo no se adhiere a las paredes aumentando el riesgo de embolia (flebotrombosis), artritis inflamatoria, formación de tejido tumoral (neoplasias), descompensación cardiocirculatoria, asma.

WhatsApp chat